Noticias

Tu carro te espía

No te asustes, en realidad no sabe más de ti que tu propio móvil y nadie parece asustarse por llevar en el bolsillo uno de los espías más sofisticados y peligrosos, pero así, es: los carros actuales registran datos que podrían ser utilizados en tu contra.

Seguramente que alguna vez te ha sorprendido encontrar que navegando en una web aparece un anuncio en el que se vende algo de lo que acabas de hablar o que has estado buscando. Estamos rodeados de cosas que nos espían: las tablets, el móvil, el ordenador, las smart TV… y ahora también nuestro carro nos espía.

Con el aumento de sistemas electrónicos en el automóvil han llegado sensores que vigilan nuestra forma de conducir para detectar fatiga, detectores de presencia de vehículos en el ángulo muerto, etc. Estos sistemas podrían llegar a ser un problema para nosotros en caso de tener un accidente, ya que, si se pudiese acceder a sus registros de datos, las compañías de seguros podrían demostrar una conducta negligente por nuestra parte por haber hecho caso omiso de las advertencias de los diferentes sistemas (denominados ADAS por las siglas inglesas de asistentes avanzados a la conducción).

Sin embargo, no es éste el mayor peligro al que podríamos estar expuestos sino a datos mucho más personales y susceptibles de poder ser empleados por las propias compañías o por terceros. El peligro está en la conectividad. Sí, resulta muy cómodo salir de casa con una ruta planificada y que al meternos en el carro ya esté cargada en el navegador, pero esto también implica que hay más “cosas” que conocen nuestras intenciones.

Por ejemplo, cuando hacemos uso de los asistentes de nuestro carro y les decimos que tenemos hambre y nos indiquen un restaurante, ¿cuál crees que se cargará en el navegador?. En principio, cuando las diferentes marcas nos presentan este tipo de novedades nos dicen que las recomendaciones se basarán en lo que los sistemas integrados vayan aprendiendo sobre nuestros gustos. Ésa es la teoría y es la gran baza de lo que se conoce como inteligencia artificial. Sin embargo, este tipo de utilidades son fácilmente manipulables y nadie puede asegurar (salvo las partes implicadas y también interesadas, es decir, no son imparciales) que ese restaurante que nos recomienden sea el que más nos conviene o que sea el que ha pagado a la aplicación para “posicionarse”.

Tu carro sabe más de ti que tu propia familia
Las cámaras del carro detectan el movimiento de los ojos y la cadencia del parpadeo.
1 fotos Las cámaras del carro detectan el movimiento de los ojos y la cadencia del parpadeo.

Cuando nos subimos a un carro cargado de aplicaciones y conectado estamos regalando infinidad de datos. Si programamos el navegador saben a donde vamos, a qué hora llegaremos, por donde iremos, si conducimos de forma agresiva o relajada, si estamos respetando o no las normas y señales de tráfico, incluso si vamos solos o acompañados en el vehículo.

Sí, todas las marcas afirman con rotundidad que todos esos datos se manejan de forma confidencial, que se centralizan y gestionan desde servidores muy protegidos e invulnerables, pero, si han sido capaces de mentir sobre las emisiones, ¿podemos confiar ciegamente en que esos datos no los utilizarán para su propio beneficio? y, aunque así fuese, ¿realmente son invulnerables sus defensas?. El robo de datos en la red está a la orden del día así que nada es absolutamente seguro.

Lo mas Popular

To Top