Noticias

Por qué cargar el teléfono móvil con el USB del carro puede no ser suficiente

Desde hace algunos años prácticamente todos los carros nuevos incorporan una toma USB entre su equipamiento de serie. Estos conectores son una solución cómoda para cargar el móvil en el carro pero no siempre da buenos resultados. ¿Por qué?

En la guantera, en el salpicadero, en el hueco portaobjetos del túnel central… Los puertos USB se han extendido a lo largo de los últimos años en los carros hasta convertirse en un requerimiento indispensable en el equipamiento del vehículo, aunque puede que no sea para lo que todos pensamos.

Una toma USB no siempre es un puerto de carga

La primera reacción al ver un puerto USB es pensar que están ahí para cargar nuestros teléfonos móviles. Puede que en algunos casos sea así, pero la realidad es que no siempre están para este propósito. Los conectores que normalmente se utilizan en los carros son USB 1.0 y USB 2.0, mientras que los smartphone funcionan bien con USB 3.0.

Seguro que en más de una ocasión te ha pasado que al pensar “voy justo de batería, pero en este rato en el carro se me carga lo suficiente para aguantar el día” te has llevado un chasco al llegar a destino y haber cargado poco o prácticamente nada la batería del smartphone.

Esto ocurre así porque los puertos de USB que nos encontramos en los carros en muchos casos no están preparados como puertos de carga, si no como puertos de conexión de datos. Efectivamente, siempre que conectamos el smartphone a un USB nos aparece la notificación de carga, pero quizá no esté cargando o no al ritmo normal.

El amperaje es la clave. Un puerto USB conectado a través del sistema de infoentretenimiento de un carro está preparado para alimentar a un pen drive, por ejemplo. Para que este almacenamiento funcione necesita un amperaje muy bajo, alrededor de 0,5 A, suficiente para que el smartphone se ponga a cargar pero sin recibir la intensidad para cargar la batería o hacerlo muuuy despacio.

 

Cuanto menor sea el amperaje, menor será la capacidad de carga y más se prolongarán los tiempos de recarga. Este problema se ha acrecentado con los teléfonos inteligentes cada vez más hambrientos de energía y al mismo tiempo con un consumo más alto.

Según las múltiples pruebas realizadas por HowToGeek, los puertos de carga USB integrados en los carros y específicamente destinados para conectar smartphones no arrojan datos mucho mejores, con intensidades de carga de 1 A. Esto quiere decir que dependiendo de la intensidad de carga y del uso que demos al teléfono durante el viaje (navegador GPS, por ejemplo), en muchos casos notaremos que la batería se descarga más de lo que es capaz de recargar.

La solución más práctica si queremos cargar el teléfono de manera efectiva en el carro es utilizar uno de los tradicionales conectores de 12V que aún incorporan los carros y dan mucho más juego (hasta 10 A). Con un cargador universal podemos obtener intensidades de carga de entre 1 A y 2,1 A (y más) consiguiendo cargas más efectivas.

Otra solución es optar por instalar tomas USB específicas que se venden como accesorio a precio bastante contenido como las que os mostramos en estas fotos, que toman la corriente de 12V del vehículo y la transforman en diferentes intensidades de carga.

Lo mas Popular

To Top