Noticias

Mazda no es la única marca de carros que quiere salvar el motor de combustión interna

Restricciones al tráfico y prohibiciones, contaminación, ciudades que se plantean condenar al diésel a su desaparición, y hacer que moverse en un carro sin alguna suerte de electrificación sea cada vez más complicado. Cada vez son más los que abogan por un futuro en el que el carro eléctrico, lejos de jugar un papel discreto, será protagonista. Mientras tanto, otros fabricantes, como Mazda, siguen avanzando con prometedores desarrollos en sus motores de combustión interna. Mazda tiene un plan para salvar el motor de combustión interna, pero no es la única marca de carros que está dando pasos de gigante en el desarrollo de motores que aún necesitarán combustibles fósiles para funcionar. Otros fabricantes, sobre todo japoneses, como Toyota e Infiniti, persiguen desde hace años algunos de los santos griales de la industria del automóvil.

Los carros de Mazda, SKYACTIV-X y el encendido por compresión

Mazda ha perseguido uno de los santos griales de la ingeniería de motores, crear una mecánica de gasolina que trabajase con encendido de compresión, como un diésel. Mazda probablemente sea también la marca de la que más os hemos hablado, al respecto de la tecnología de sus motores. El objetivo, sin duda, era crear un motor de gasolina con unos consumos propios de un diésel. Pero no solo hemos de fijarnos en este cliché, propio de un eslogan publicitario, sino en otras cualidades deseables que se presumen de este motor, como mejorar la eficiencia en todo el régimen de revoluciones. Sobre el papel promete. En la práctica no hemos tenido ocasión de probarlo aún para deciros si este motor que trabaja en muchas situaciones con encendido por compresión – sigue utilizando bujías – es tan prometedor como nos cuentan.

Ver 5 datos que has conocer sobre SKYACTIV-X de Mazda.

Lo que promete Mazda y aún no hemos comprobado: un motor de gasolina que mejore sus cualidades, su rendimiento, y su eficiencia, trabajando en ciertas situaciones como un diésel, con encendido por compresión


Los carros de Toyota y la eficiencia térmica de sus motores
Toyota no solo se ha conseguido convertirse en el adalid de la tecnología híbrida, y que sus clientes no echen de menos en muchos productos un diésel. La clave de sus híbridos no solo reside en un despliegue de sistemas eléctricos perfeccionado tras varias generaciones de Toyota Prius, y utilizado por más de diez millones de clientes en todo el mundo. La clave de los sistemas híbridos de Toyota está también en su motor de combustión interna.

En los últimos años Toyota ha avanzado en el desarrollo de sus motores de ciclo Atkinson para aplicaciones híbridas, hasta alcanzar una eficiencia térmica del 41%, que fue anunciada hace unos días en el motor 2.0 que utilizará una de sus variantes híbridas este año, la estrenada por el Toyota Auris. Eso no es todo, para aplicaciones no híbridas, Toyota también ha presentado un bloque de 2.0 litros que no estará apoyado por un motor eléctrico, y con el que prometen una eficiencia térmica del 40%.

Más información sobre los nuevos motores de 2.0 litros de Toyota, y su eficiencia del 40% y el 41%.

Lo que ha conseguido Toyota: un motor de gasolina con una eficiencia térmica récord, del 40%, y hasta del 41% en aplicaciones híbridas

Los carros de Infiniti y sus motores de compresión variable
Por último, pero no por ello menos importante, Infiniti también nos ha deleitado con una tecnología que, como la de Mazda, bien podría considerarse otro de los santos griales de la ingeniería de motores. Infiniti no es la primera en idear una solución técnica que permita a un motor variar su relación de compresión sobre la marcha. Pero sí la primera que consigue una solución técnicamente viable, y fiable, lo suficiente para su producción en serie y su comercialización en productos de volumen.

La compresión variable, de nuevo, es deseable para conseguir un mayor rendimiento, y una mayor eficiencia, en todo el régimen de revoluciones. Infiniti promete con esta tecnología consumos muy bajos, en motores con un rendimiento superior a los actuales. Mediante una solución compleja, pero ingeniosa, Infiniti ha creado un dispositivo pivotante que es capaz de ajustar, en plena marcha, el recorrido del cilindro, para variar el volumen desplazado por este, el volumen de la cámara de combustión, y por ende la compresión del motor.

Más información sobre Infiniti y los motores de compresión variable.

Lo que ha conseguido Infiniti: idear un sistema fiable y viable para variar la compresión de un motor de combustión interna, y aprovecharse de las múltiples ventajas que aporta esta idea

Lo mas Popular

To Top