Noticias

¿Es más seguro un carro con tracción total?

Aunque en determinadas situaciones la tracción total es la más eficaz sin género de dudas, no es siempre cierto que un carro con tracción total sea más seguro. Vamos a ver por qué.

Existe la errónea creencia de que un carro con tracción total está más sujeto al asfalto, lo cual no es cierto. La tracción total lo que proporciona es más motricidad porque la potencia del motor se reparte entre más ruedas, de modo que a cada una de ellas le llega menos fuerza y, en consecuencia, es más difícil que patine cuando traccionan.

La adeherencia del neumático al asfalto no depende de si el carro es de tracción total o no, sino exclusivamente del coeficiente de fricción entre las ruedas y el suelo y una fuerza que se denomina “normal” y que es la proyección perpendicular a la superficie de contacto del peso del vehículo sobre ésta.

Teniendo esto en cuenta, tiene más adherencia al suelo, y por lo tanto es más seguro, un carro con unos buenos neumáticos que uno con tracción total y peor calzado.

A igualdad de calidad de neumáticos, tampoco siempre es la tracción total la mejor alternativa ya que contar con tracción a las cuatro ruedas implica más masa, y la masa genera dos fuerzas sobre el neumático:

El peso, que es la fuerza perpendicular con la que se apoya el neumático contra el suelo y proporciona adherencia.
La fuerza centrífuga, que es la que nos echa fuera de la carretera y que es el producto de la aceleración angular del carro al trazar una curva y la masa.
Lo que sucede es que, a medida que aumentamos la velocidad, la masa del carro genera más fuerza centrífuga a la vez que reduce el peso sobre las ruedas debido a las fuerzas ascensionales.

Un carro con tracción total tiene siempre una velocidad de entrada en la curva más lenta que uno de tracción delantera o de propulsión equivalente debido a que su masa es mayor. Lo que sucede es que, una vez superado el punto de máxima aceleración lateral del giro, con el de tracción total podemos transmitir más potencia al suelo y, por lo tanto, acelerar más bruscamente, de modo que salimos del giro con más velocidad aunque hayamos tenido que entrar más despacio.

Sobre hielo o nieve, mejor ruedas de invierno que tracción total
Por qué agarra un neumático de invierno sobre el hielo o la nieveSobre nieve o hielo es más eficaz un buen neumático que el tipo de tracción
Los modelos con tracción total tienen una capacidad única de generar una especie de efecto placebo en los conductores. No son pocas las veces que me he subido al carro de algún conocido y, en plena autovía, con asfalto seco y buenas condiciones de adherencia, tener que aguantar la estupidez de “es una pasada cómo se nota la tracción total“. La tontería es máxima cuando el carro en el que viajamos no es un verdadero tracción total, sino un tracción delantera que acopla el eje trasero cuando hay pérdidas de motricidad, que son la inmensa mayoría de los que se comercializan.

Esta idea preconcebida genera algunas situaciones de riesgo por un exceso de confianza, sobre todo cuando llega el invierno, la nieve y el hielo. Muchos conductores se atreven a meterse en zonas con una adherencia muy baja pensando que su carro de tracción total hace milagros, pero no es así. Ni el mejor 4×4 del mundo es capaz de avanzar un milímetro si no hay adherencia, y eso no depende de la tracción sino del neumático, el suelo y el peso sobre cada rueda, que no es lo mismo que el peso del carro (si estamos en una cuesta, el peso sobre cada rueda es mucho menor que el peso total del carro debido a la descomposición física de fuerzas sobre un plano inclinado).

Debido a esto, es fácil ver como un sencillo Citroën 2 CV o un “cuatro latas” son capaces de avanzar sobre una carretera nevada mientras poderosos 4×4 se quedan estancados. El truco está en sus ruedas estrechas (que generan mucha presión por cada centímetro cuadrado de superficie de contacto contra el suelo) su poca masa y que la mayoría de ésta está en el eje delantero, generando mucho peso sobre las ruedas motrices.

Un carro con tracción sencilla al eje delantero calzado con 4 neumáticos de invierno tiene más probabilidades de seguir adelante sobre una carretera nevada que otro con tracción total con ruedas convencionales.

Obviamente, si a un carro de tracción total lo calzamos con los neumáticos apropiados, entonces sí es la herramienta más eficaz posible.

Concluyendo, debemos erradicar la falsa idea de que un carro de tracción total se agarra más al asfalto, simplemente tiene más motricidad porque a cada rueda le llega menos potencia y le resulta más fácil traccionar sin saturar su capacidad de adherencia.

Lo mas Popular

To Top