Noticias

El Skoda Vision X se asoma en un primer teaser y será un híbrido a todo gas

El Skoda Vision X se asoma en un primer teaser y será un híbrido a todo gas

Con el Salón de Ginebra 2018 a punto de abrir sus puertas, Škoda lanza el primer teaser del Škoda Vision X, además de sorprendernos con el anuncio de que lo que veremos en la muestra europea será un prototipo y no la versión definitiva. Y hay más sorpresas, el concept del que será el más pequeño de la familia SUV de Škoda, se presenta al mundo con una mecánica híbrida que combina GNC y propulsión eléctrica.

El Škoda Vision X, que ya había adelantado sus primeros bocetos, se mueve por rutas diferentes a las esperadas: la variante de producción no llegará al Salón de Ginebra 2018. En su lugar, lo que podremos ver en la muestra suiza es la antesala de este SUV de corte urbano que vendrá a aumentar la familia todocamino de la marca checa.

También sorprende su apuesta híbrida, que se aleja de la senda habitual, combinación de gasolina y propulsión eléctrica, para incluir en la ecuación el gas natural comprimido. Efectivamente, la compleja combinación de motores en el Škoda Vision X incluye GNC, gasolina y electricidad a partes iguales. O no tan iguales. Y hay más, porque la tracción cambia a delantera, total o propulsión según la situación lo requiera.

Un híbrido a todo gas

Cierto es que en el Grupo Volkswagen están apostando fuerte por GNC en detrimento del GLP: Seat, Volkswagen, Audi y la propia Škoda son de los pocos fabricantes que cuentan con gama de gas natural en España. El crecimiento de este biocombustible en nuestro país parece haber tomado carrerilla en los últimos meses, pero aún queda lejos de ser, al menos, tan popular como el Autogas.

Tiene mucho que ver el hecho de que en Alemania la apuesta por el GNV sí que está siendo fuerte y, desde luego, el Škoda Vision X es buena prueba de ello. El SUV urbano estrena por primera vez en la historia de la marca checa un sistema híbrido que combina un propulsor de combustión, que funciona tanto con gasolina como con GNC, y dos motores eléctricos.

Skoda Vision X, primer teaser

La propulsión de combustión se personifica en el TSI G-TEC de 1.5 litros, 130 CV y 250 Nm de par máximo. Éste va asociado al eje delantero y se alimenta de gas natural gracias a dos tanques ubicados en la parte trasera del vehículo: uno bajo el asiento trasero y otro en el fondo plano del maletero.

Por su parte, la propulsión eléctrica viene de la mano de dos motores eléctricos, uno asociado al eje trasero y otro que se integra junto al de combustión. Ambos se activan según las necesidades, por ejemplo para dar potencia adicional durante el arranque o para mejorar la tracción en superficies complicadas. Además, el Škoda Vision X puede circular en modo completamente eléctrico durante dos kilómetros.

Tres en uno: tracción total, delantera o trasera

Entre los tres motores, sus sendos depósitos y las baterías eléctricas, el Škoda Vision X podría penalizar en peso. Pero según la marca checa no lo hace, ya que se ha intentado compensar el exceso de kilos suprimiendo el árbol de transmisión. De esta manera, el SUV se convierte en el primer tracción total de Skoda que prescinde de este elemento.

El Škoda Vision X tiene la particularidad de operar con tracción delantera, total o de propulsión en función de las necesidades. Cuando circula en modo 4×4, activa todo su grupo mecánico: tanto el motor de combustión, como el eléctrico asociado a él, así como el ubicado en el eje trasero, que se alimenta de las baterías de ion litio ubicadas entre los dos ejes en el fondo del carro.

Estas baterías se recargan mediante la recuperación energética de frenada, lo que contribuye a su vez a reducir el peso del Škoda Vision X. Este particular conjunto mecánico permite al SUV llegar a unas prestaciones nada desdeñables: 200 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en 9,3 segundos.

En cuanto a la autonomía total se cifra en 650 km, obviamente teniendo en cuenta el depósito de gasolina adicional. Mientras que las emisiones CO2 son de los más comedidas: según la marca, el Vision X las limita a 89 gramos por kilómetro.

A Skoda le encanta que los planes salgan bien
Skoda Superb Greenline 1
La marca checa se ha fijado varios objetivos para 2025. Por un lado hacer crecer la familia SUV, con el Vision X junto al Kodiaq y el Karoq llegarán a tres por el momento, y por otro incluir algún tipo de electrificción en todos los modelos de la gama. Efectivamenete, el Škoda Vision X cumple con ambos requisitos: parece que la marca quiere dejar muy claro por donde irán sus tiros la próxima década.

En el horizonte, más planes de cero o muy pocas emisiones. Mientras que el primer Škoda completamente eléctrico llegará a partir de 2020, en 2019 el Škoda Superb contará con su primera variante híbrida enchufable. Con 2025 como fecha límite, la marca checa pretende introducir al menos una variante híbrida o eléctrica en cada uno de los segmentos de su gama. No va mal encaminada

Lo mas Popular

To Top