Noticias

El parabrisas, un cine en el carro

La industria de la automoción está viviendo una de las épocas de cambio más importantes en su historia. El conductor pasará de serlo a ser un simple pasajero que el carro llevará de un punto A a un punto B, por lo que habrá que aprovechar el tiempo ¿no?

El carro autónomo está cada día más cerca, el conductor dejará de serlo para convertirse en un pasajero que podrá centrar su atención en otras cosas mientras su propio vehículo le lleva a su destino. Pasamos 1,5 horas diarias en el carro, por lo que con el autopilotado de nuestros automóviles, será un tiempo que podremos aprovechar para trabajar, ver películas, la televisión, etc. Para poder hacer estar tareas, ¿Qué hay mejor que un parabrisas que funcione a modo de monitor?

El modelo de negocio de la industria del automóvil está cambiando. Inicialmente, ha sido fabricar carros para posteriormente venderlos (carros por euros). En la actualidad, estamos viendo una transición en la que está pasando a ofrecerse la movilidad como un servicio (euros por kilómetros), que según datos recogidos, puede resultar mucho más rentable. Ambas opciones se complementarán con la de ofrecer contenidos en el carro (euros por horas de visualización).

En 2017, se vendieron cerca de 80 millones de carros en todo el mundo, con un precio de media de 16.250 euros cada uno, lo que se traduce en 1,3 billones de euros. Esos carros han recorrido 16 billones de kilómetros a lo largo del año, por lo que si se hubiese cobrado un euro por cada kilómetro recorrido, se habrían recaudado 16 billones de euros (un número 12 veces superior al conseguido vendiendo simplemente los carros).

Si seguimos haciendo cálculos, esos 16 billones de kilómetros recorridos a 40 km/h de media, son 400.000 millones de horas en un carro. Si establecemos de media de ocupación 1,55 personas por carro, el resultado serán 600.000 millones de horas que la población pasa dentro de un carro anualmente.

El interior de los carros de última generación era impensable hace 15 años El interior de los carros de última generación era impensable hace 15 años
Con el parabrisas/pantalla, podremos aprovechar el tiempo que pasemos en el carro
Con la llegada de los carros autónomos, se podrá aprovechar todo este tiempo para pasarlo delante de una gran pantalla (el parabrisas) en la que poder ver nuestros programas, series, películas o eventos deportivos favoritos. Esto puede traer fuertes beneficios económicos: además de cobrar un precio de suscripción a esos paquetes de contenidos, se podrá explotar la publicidad que se mostrará a los ocupantes de los automóviles. Si se hace una estimación de 10 euros por hora de visualización, este mercado generaría 60 billones de euros anualmente (46 veces más que vendiendo carro y 3,75 más que vendiendo servicios de movilidad).

Estas innovaciones se podrán instalar en los vehículos autónomos de nivel 4 y 5, es decir, en los que la intervención del conductor es innecesaria en todo momento. Está por ver todavía como funcionarán estos nuevos dispositivos, aunque divagando podríamos decir que el parabrisas/pantalla ideal debería tener una opacidad variable (transparente cuando los pasajeros quieran ver la pantalla, opaco para ver una película y que deje pasar algo de luz cuando se lancen pantallas de información o elementos de realidad aumentada).

Habrá que ver si esta nueva tecnología llegará a nuestros carros, pero sin duda, haría que no nos importara tanto encontrarnos con un atasco de camino a nuestro destino.

Lo mas Popular

To Top