Mecánica general

¿Cuál es el gato de carro más seguro y resisente? Una prensa hidráulica nos saca de dudas (+vídeo)

Es bastante posible que conozcas un canal de YouTube llamado Hydraulic Press Channel. Aunque el encanto de la novedad ya ha remitido de este canal, sigue siendo interesante ver cómo aplastan y deforman diversos objetos usando prensas hidráulicas de enorme potencia. El vídeo que os ofrecemos a continuación podría ser uno de sus vídeos más didácticos, y de los más interesantes para el propietario de cualquier carro. La pregunta que se hacen es simple: ¿cuál es el gato de carro más seguro y resistente? ¿Pueden unas buenas borriquetas resistir más peso que un gato hidráulico? Vamos a comprobarlo.

Cualquier aficionado a trabajar en sus propios carros sabrá perfectamente lo importante que es levantar el carro correctamente. Si te vas a meter bajo el carro a hacer cualquier reparación, no quieres que el carro se mueva un milímetro: te juegas el pellejo de forma muy directa. Los finlandeses de este canal han decidido comprobar cuantas toneladas de presión aguantan diversos tipos de gatos y unas borriquetas, y para comprobarlo han usado el instrumental de su prensa hidráulica, mientras ejerce presión sobre ellos. Cuando comienzan a ceder o a doblarse es cuando consideran que han llegado a su límite.

Este tipo de sistemas están diseñados para soportar un cierto peso, pero por fortuna cuentan con un amplio margen de seguridad.

El primer gato en sufrir la presión de la prensa hidráulica es el típico gato “de tijera”, un gato similar al que muchos carros llevan de serie. Estos gatos, compactos y ligeros, son aptos para emergencias o para cambiar rápidamente una rueda, no para meternos bajo el carro: suelen tener una base de apoyo bastante estrecha y elevan al carro girando su rosca mediante una llave. Soportó 4,4 toneladas hasta que sus piezas estampadas se doblaron, un buen resultado si tenemos en cuenta que como mucho, podía soportar dos toneladas. El siguiente gato en pasar por la prensa es el gato hidráulico tradicional.

Un gato con ruedas que deslizamos por debajo del carro, y elevamos mediante una palanca. En este caso, soportó 4,8 toneladas de presión, estando certificado para un máximo de dos toneladas. Su pistón de aceite debería tener una válvula de seguridad: en caso de una presión excesiva, debería haber funcionado y haber cedido. Sin embargo, también se ha doblado su estructura inferior. A continuación tenemos unas borriquetas de pasador, las más sencillas del mercado. No obstante, son unas borriquetas fuertes, capaces de soportar vehículos de hasta cinco toneladas.

Las borriquetas son las que más margen de seguridad tienen: han soportado cinco veces el peso para el que fueron diseñadas.

El pasador es el eslabón más débil, partiéndose. Una parte aún estaba en el cilindro de la borriqueta, y se hundió en el metal como si fuera mantequilla. No obstante, soportó 25 toneladas de presión antes de romperse. Por último, un gato de botella se somete a la prensa hidráulica. Es un gato de funcionamiento hidráulico, muy similar al gato con ruedas, pero con menos piezas. Su cilindro hidráulico soportó 12 toneladas de presión, hasta que sus materiales dijeron basta. La botella también se rompió, perdiendo estanqueidad. Estaba diseñado para soportar un máximo de seis toneladas de peso.

Lo mas Popular

To Top