Tijuiliando.com

Noticias

¿Qué hacen alrededor de 1.800 clásicos abandonados en un valle de la “California profunda”? (vídeo)

Las historias de clásicos abandonados siempre son apasionantes, tengan o no final feliz. Recuperar una joya abandonada debe ser lo más parecido, para un amante de los automóviles, a la sensación que vivieron aquellos arqueólogos pioneros que descubrieron los grandes misterios del antiguo Egipto. Historias de coleccionistas, que empezaron a acumular carros y finalmente jamás restauraron. Historias de propietarios de flamantes deportivos que, por vicisitudes de la vida, acabaron olvidándose de ellos y dejándolos acumulando polvo y óxido en oscuros garajes y malolientes graneros. Pero la historia de los 1.800 clásicos abandonados en un valle de California es bien diferente.
La aseguradora Hagerty, especializada en clásicos, lanzó una serie de vídeos en Youtube para mostrarnos grandes hallazgos y, sobre todo, el trabajo de restauradores de clásicos que viajan por todos los Estados Unidos buscando vehículos abandonados que recuperar.
En el último episodio, este “cazador” de clásicos abandonados se propuso viajar hasta California para recuperar, entre otras cosas, la historia de los 1.800 clásicos abandonados en un valle.

En un valle de California reposan alrededor de 1.800 automóviles abandonados, ¿pero por qué fueron abandonados a su suerte en medio del campo?


 
La magnitud del hallazgo podría llevarnos a pensar que se trata de un antiguo desguace. Pero no es así. A la entrada del recinto los visitantes se encuentran con un cartel en el que reza The Cuyama Historical Car Garden. Y nos habla de la historia de un artista, descendiente de fabricantes de automóviles, que decidió crear una obra de arte reinterpretando, de alguna forma, la idea del jardín Zen de las culturas asiáticas, buscando el balance entre la tecnología y la naturaleza acumulando automóviles en medio del campo. Aunque un vistazo inicial también nos podría llevar a pensar que se tratase de un coleccionista de carros con síndrome de Diógenes.

Por desgracia, aquel artista falleció hace tiempo y no puede contar, con sus propias palabras, por qué decidió crear esta peculiar obra de arte.

Esta acumulación de clásicos abandonados fue obra de un artista, que pensó que sería la forma adecuada de crear un jardín Zen buscando el balance entre tecnología y naturaleza abandonando carros en medio del campo
En este valle californiano generalmente se acumulan restos, en muy mal estado por la corrosión, y el óxido, de clásicos americanos. Pero entre mucha chatarra también podemos encontrarnos con alguna pieza más valiosa, como un Jaguar XK 150 de 1960, o vehículos tan poco comunes como un Isetta. Según parece, en esta campa incluso habrían estado aparcados clásicos europeos que hoy en día son tan valiosos como el Porsche 356. Pero imaginamos que algún restaurador ya pasó antes por aquí y consiguió cerrar su compra.

Comments

Lo mas Popular

To Top