Tijuiliando.com

Noticias

Nissan no está dispuesta a aceptar culpas en el caso Takata y acuerda pagar 83 millones de euros para abordar las pérdidas

La pesadilla Takata sigue su curso en un segundo plano tras declararse el fabricante japonés en bancarrota y confirmarse la muerte número 19. Ahora Nissan ha acordado pagar 97,7 millones de dólares (unos 83 millones de euros) para resolver demandas colectivas de pérdidas económicas en Estados Unidos relacionadas con la retirada de 4,4 millones de vehículos con airbags Takata.

El acuerdo de Nissan sigue a otro de 471 millones de euros con Toyota, Subaru, Mazda y BMW alcanzado en mayo y con el que compensarán a los dueños de 15,8 millones de vehículos con airbags Takata.

Nissan no admite culpa en el acuerdo

 


Todos los pactos alcanzados hasta ahora incluyen un programa de extensión para contactar a los propietarios de vehículos retirados y para tratar el bajo número de reparaciones terminadas. Según Reuters, a finales de junio, sólo el 29,9 % de los vehículos de Nissan retirados con los infladores Takata habían sido arreglados.

Y recordemos además que la peligrosidad de estos airbags radica en que una de las piezas situadas en el disparador se rompe de una forma no prevista por sus diseñadores, fragmentándose en pequeños trozos metálicos que se convierten en metralla.

Una de las víctimas fue precisamente un mecánico que manipulaba uno de estos dispositivos, por lo que el peligro es real con el carro en marcha ante un impacto, y también a la hora de manipularlo. Además, los fabricantes no tienen forma de saber qué vehículos están afectados por el peligroso defecto; de ahí las llamadas a revisión masivas y la imposibilidad de concretar modelos.


El acuerdo también cubre la compensación por pérdidas económicas, incluyendo los gastos de bolsillo, alquiler de carros para algunos propietarios, un programa de asistencia al cliente para reparaciones y ajustes, incluyendo una garantía extendida. Esto, en Estados Unidos.

Nissan dijo que el pacto “tiene como objetivo aumentar significativamente el alcance de los clientes y acelerar las tasas de recuperación en las llamadas a revisión de los vehículos con airbag Takata”, pero no admite culpa alguna al acceder a pagar esta cuantía.

¿Culpa Nissan por qué?


Takata se declaró culpable formalmente en febrero ante un tribunal de Detroit de defraudar a compañías de automóviles, y a ciudadanos estadounidenses, por instalar airbags defectuosos en unos 42 millones de vehículos en Estados Unidos.

Horas después de que el fabricante japonés declarara formalmente su culpabilidad, The New York Times se hacía eco de una demanda en la que se afirmaba que al menos cuatro fabricantes sabían durante años que los airbags de Takata eran peligrosos, pero siguieron usándolos para ahorrar costes. Las alegaciones se centraban en Honda, que lo negó, Ford, Nissan, Toyota y BMW.


En mayo, Toyota, Subaru, Mazda y BMW llegaron a un acuerdo de 471 millones de euros con el Gobierno de Estados Unidos para compensar el dinero que perdieron los dueños de 15,8 millones de vehículos llamados a revisión. A su vez, Takata acordó que pagaría 761 millones de euros a los 19 fabricantes que instalaron sus airbags en automóviles, y abonaría otros 111 millones a las víctimas.

Por lo tanto, tras las consecuencias económicas se desplegó una cascada de responsabilidades que se repartían entre el fabricante japonés y los fabricantes de automóviles, acusados por los afectados de connivencia con Takata.

Ahora la deuda de la empresa japonesa supera los 8.000 millones de euros, suponiendo la mayor bancarrota jamás vivida en Japón y uno de los mayores escándalos de la industria de la automoción.

Lo mas Popular

To Top