Tijuiliando.com

#noTodoEsTijuil

Las mujeres saudíes podrán conducir sin ser castigadas tras 60 años de prohibición no escrita

Sí. Año 2017 y las mujeres aún hacen cosas por primera vez: arbitran partidos por primera vez, se convierten en oficiales de infantería de la Marina estadounidense por primera vez, son ministras de Defensa en la India por primera vez, ganan una carrera de motociclismo por primera vez, pilotan un avión por primera vez (y tienen que abandonar por el acoso), conducen por primera vez en 60 años.

Esta última hazaña ha ocurrido en Arabia Saudí, país que vive bajo la monarquía absoluta del rey Salman bin Abdulaziz, reconocido amigo en España, y en el que los clérigos consideran que las mujeres que conducen socavan los valores sociales. La potencia petrolera acaba de publicar un decreto en el que se permite la expedición de permisos de conducir tanto para hombres como para mujeres. Pero las mujeres saudíes tendrán que esperar hasta junio de 2018 para poder decir que no son las únicas mujeres del mundo a las que se les prohíbe conducir.

Los Ulemas han hablado


En Arabia Saudí convive el lujo más decadente, la desigualdad y el conservadurismo más estricto bajo la monarquía absoluta del rey Salmán bin Abdulaziz. La lista de cosas que las mujeres no pueden hacer aquí da para una enciclopedia que quizá no tengas ganas de leer, pero con el siguiente párrafo podrás hacerte una idea meridiana de lo que significa nacer mujer en Arabia Saudí.

FUE EN 1957 CUANDO EL GOBIERNO DE RIAD DEJÓ DE EMITIR LICENCIAS DE CONDUCIR A LAS MUJERES; COMENZABA EL BOOM FUNDAMENTALISTA.


En 2002, 15 niñas murieron en la Meca en un incendio. La denominada policía de la moral, encargada de velar por la ley islámica, impidió que pudieran escapar por no llevar puesto el preceptivo velo y la túnica que debía cubrir sus cuerpos. Era preferible que murieran antes de que se saltaran la ley.

A partir de aquí, podemos hacernos una idea de lo que supone la revolucionaria reforma que permitirá a las mujeres saudíes conducir tras una larga lucha avivada por una maltrecha Primavera Árabe. La orden de emitir permisos de conducir a las mujeres entrará en vigor, previsiblemente, en junio de 2018.

Según informa El País, va a establecerse un comité interministerial para que prepare las recomendaciones oportunas de acuerdo con las sensibilidades locales.
Fue en 1957 cuando el gobierno de Riad dejó de emitir licencias de conducir a las mujeres; comenzaba el boom fundamentalista en el que las imágenes de mujeres afganas e iraníes en minifalda pasarían a la historia.

Recordemos que los sectores más conservadores se han opuesto diametralmente a que las mujeres se pongan tras el volante, llegando un clérigo a afirmar hace unos días que aquellas que conducen tienen medio cerebro, pero cuando van a comprar se quedan solo con un cuarto. Sin hablar de los terribles males que afectarán a los ovarios de las mujeres conductoras.

 

 

Así que, el monarca junto al Consejo Superior de Ulemas, han decidido que las saudíes pueden conducir siempre y cuando lo hagan en el marco de la Sharía, la ley islámica. Una situación paralela a la que viven las mujeres iraníes.

Bueno para la igualdad, pero mejor para la economía y la reputación


El fin de esta prohibición no tiene tanto su razón de ser en promover la igualdad como en impulsar la economía. El pasado 29 de noviembre, el Tweet de un príncipe miembro de la familia real Saudí daba la vuelta al mundo por reclamar el derecho de las mujeres a conducir, pero tenía trampa.
Lo que más preocupaba a este príncipe era que las mujeres recurrieran a chóferes extranjeros o cogieran taxis que hicieran perder innecesariamente dinero a sus familias. Además, si pueden conducir, sus maridos ya no tenían que perder el tiempo en llevarlas a sus destinos.


En el caso de este decreto, el hecho de limitar la movilidad de las mujeres implicaba un importante obstáculo laboral, social y por ende, económico para el país. Además de la mala reputación que se gana el ultraconservador país de cara a las relaciones internacionales. Se trata de una ley no escrita, pero las autoridades solo conceden licencia a los hombres, dificultando la movilidad del sector femenino.
Hombres y mujeres llevan décadas luchando por la libertad de las mujeres en la esfera pública, poniendo sus vidas en peligro, siendo arrestadas, agredidas y perdiendo sus trabajos por desafiar esta prohibición.


Hace unas semanas también le levantó el veto a que las mujeres accedieran a los estadios de fútbol, y fue incluida la educación física en las escuelas femeninas del país del Golfo Pérsico. Un lento camino hacia la igualdad en un país en el que las mujeres están tuteladas y las únicas partes de su cuerpo que no se consideran pecaminosas son los ojos y las manos, que en unos meses quizá puedan poner encima de un volante sin ser castigadas.

Comments

Lo mas Popular

To Top