Tijuiliando.com

Uncategorized

La Fórmula E convence a las marcas, pero aún tiene que ganarse a los aficionados

La Fórmula E ha captado la atención de aficionados y profesionales en las últimas semanas. Son muchas las marcas que han anunciado su entrada oficial en el Campeonato para la temporada 2019-2020 pero sus anuncios, en la mayoría de los casos, han traído consigo una de cal y una de arena.

La salida de Mercedes del DTM, de Porsche y de Audi Le Mans… no han gustado en absoluto a muchos aficionados que consideran que la categoría gestionada por Alejandro Agag no se merece el favor de las marcas ya que aún tiene que demostrar que puede ser competitiva y emocionante.


La verdad es que la Fórmula E, a pesar de haber crecido notablemente en los últimos años, sigue sin convencer a aquellos que deben llenar los circuitos y sentarse delante de la televisión para seguir el Campeonato.

Los circuitos urbanos ratoneros, para disimular la ausencia de velocidad de las actuales unidades; la distancia de una carrera a otra y el hecho de que los pilotos deban cambiar de carro a mitad de la carrera, son algunas de las críticas más recurrentes y las que deberán dar solución.

¿Y ahora qué?


Que los equipos hayan elegido la temporada 2019-2020, la quinta de la categoría no es casual. Ese es el año en el que se liberaliza la categoría porque se considera que los equipos ya están preparados para construir sus propios monoplazas.

Cuando se fundó la Fórmula E los organizadores optaron por imponer ciertos elementos del carro comunes a todas las formaciones que apostasen por entrar a formar parte del nuevo proyecto. De esta forma se abarataban costes, se facilitaba el trabajo para los equipos y se igualaba el rendimiento de los carro.

Con el paso del tiempo, se han ido liberando partes del carro cuyo desarrollo han ido asumiendo los equipos. Allí por ejemplo trabajan los ingenieros y mecánicos de los españoles Campos Racing que trabajan mano a mano junto al equipo Mahindra.


En 2019 los equipos tendrán que asumir el control de los monoplazas y será ahí cuando las marcas comiencen a demostrar aquello que muchos ya han empezado a desarrollar. Porsche, en la nota de prensa en la que anunciaba su entrada en el campeonato, aseguraba que sus ingenieros ya han empezado a trabajar en diversos aspectos de su futuro carro.

La entrada de fabricantes oficiales como BMW, Audi, Porsche o Mercedes que se unen a Renault -Campeón de Constructores de las tres primeras temporadas- ayudará al desarollo de distintas soluciones tecnológicas que aportarán un importante impulso a la propulsión eléctrica que llevarán los carros de calle del futuro.


Pero como sucede en este tipo de situaciones en las que tienen cabida varias vías de desarrollo, en 2019 podríamos encontrarnos con una parrilla en la que las diferencias entre equipos jugase en contra de la competición. Algo similar a lo vivido en la Fórmula 1 en los últimos años.

Ahora, la pelota está en el tejado de la organización que tiene que ser capaz, junto con la FIA, de crear una competición que además de seguir interesando a los fabricantes, atraiga la atención de los aficionados que a día de hoy aún se muestran escépticos. Tienen que evitar que vuelva a ser una de cal y una de arena.

Comments

Lo mas Popular

To Top